Letras Traducidas 73: “Rock Salt & Nails”, por Willie Watson.

williewatsonRetomo después de casi dos años el blog para postear sobre una canción que, en realidad, ya se publicó aquí mismo. Se trata de “Rock salt and nails” de Bob Newirth, un clásico que ha versionado mucha gente, y al que mi hermano Juan dedicó hace ya tiempo una magnífica entrada.

De esa entrada recupero la traducción  para acompañar un clip en directo de Willie Watson, cantautor yankee que el año pasado publicó un magnífico disco de folk y bluegrass –”Folk Singer Vol. I”– que se encaramó a lo más alto de todas las listas anuales de los mejores álbumes del género. Este debut discográfico, por cierto, se materializó en ACONY, el sello de Gillian Welch y Dave Rawlings.

Pues eso. Que ustedes lo disfruten. Escuchar a este señor tocar y cantar es de verdad emocionante.

 

ROCK SALT AND NAILS

On the banks of the river where the willows hang down
Where the wild birds all warble with a low moaning sound
Down in the hollow where the water runs cold
It was there I first listened to the lies that you told

Now I lie on my bed and I see your sweet face
And the past I remember time cannot erase
The letter you wrote me it was written in shame
And I know that your conscience still echos my name

Now the nights are so lonely lord sorrow runs deep
Nothing is worse than a night without sleep
I walk out alone and look at the sky
Too empty to sing too loneseome to cry

Now if the ladies were blackbirdsif the ladies were thrushes

I’d lie there for hoursin the chilly cold marshes
If the ladies were squirrels  with them high bushy tails
I’d fill up my shotgun with rock salt and nails
CLAVOS Y SAL
En las márgenes del río, donde cuelgan los sauces
y los pájaros gorjean un débil canto de protesta.
Abajo, en la poza, donde el agua corre helada,
Allí fue donde escuché por primera vez tus mentiras.

Tumbado ahora en mi cama veo tu dulce rostro

y el pasado que recuerdo no puede borrarlo el tiempo.

La carta que me enviaste fue escrita en la vergüenza.
Sé que el eco de mi nombre aún resuena en tu conciencia.
Ahora las noches son tan solitarias, Señor, honda corre la pena.
Nada es peor que una noche sin dormir.
Paseo en soledad y miro al cielo,
demasiado vacío para cantar, demasiado solitario para llorar.
Si las mujeres fuesen mirlos, si las mujeres fuesen tordos,
acecharía durante horas en los fríos pantanos.
Si las mujeres fuesen ardillas con una cola larga y poblada,
cargaría mi escopeta con clavos y sal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: