Letras Traducidas 69 – “THE CANDIDATE”. Al Stewart.

Este post al completo es una colaboración para Caja de Música de Juan Pablo Caja. ¡Un lujazo, Juan, como siempre!

Debo reconocer que Al Stewart era hasta hace poco para mí no mucho más que el cantante de una serie de canciones de rock más bien blandito, aunque bien hecho, que nos gustaba poner en nuestras fiestas adolescentes para desengrasar un poco de tanto Led Zeppelin, Deep Purple, Who o Stones. Las chicas lo agradecían y la verdad es que no sonaban mal… tenía por compañeros “blandos” a gente que con los años he sabido apreciar, como Jackson Browne, y a otros que he preferido ignorar, como Peter Frampton. En fin, pecadillos de juventud, supongo, porque con el tiempo, y con los youtubes y vimeos que me han dado la oportunidad de degustar a este Al Stewart maduro que defiende sus canciones simplemente con su voz y su guitarra acústica (ocasionalmente en compañía del guitarrista y también songwriter Dave Nachmanoff), he llegado a respetarlo y a admirarlo. Sí. Por canciones tan sencillas, tan certeras, tan maravillosas, como esta “The candidate”, una canción construida simplemente a partir de una imagen:


The Candidate

Inside the lonely building sits the candidate
His speech is typed and ready, the hundred dollar plates
Sit on deserted tables beneath fluorescent light
But no one comes to hear him; no cheers disturb the night

So where are all the voters? Where the voters’ wives?
They’ve all gone to the movies, trying to understand their lives
The candidate is slipping into some dream of old
Not noticing around him, a thousand rubber chickens going cold.

 

El candidato

En el interior del edificio solitario sentado está el candidato.
Su discurso se halla listo y mecanografiado. Platos de cien dólares
descansan sobre las mesas desiertas, bajo la luz de los fluorescentes.
Pero nadie va a escucharlo, ningún grito altera la noche

¿Dónde están todos los votantes?, ¿dónde sus esposas?
Todos se han ido al cine, para tratar de entender sus vidas.
El candidato va cayendo en un sueño que le lleva a los viejos tiempos,
sin darse cuenta de que, a su alrededor, un millar de pollos gomosos se están enfriando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: